“Transiciones” la nueva propuesta de Jesús Risueño


_DSC2146-OK

“Yo digo que es indispensable mirar hacia delante y detrás de uno mismo en el presente. Si hay una cosa tal como la tradición, y creo que la hay, sólo puede existir en el sentido de los movimientos más profundos de la cultura.”

Robert Delaunay

Cuando el aire del mar trae los primeros olores del otoño, uno gusta de cumplir ritos y liturgias. Y uno primero y principal es la visita al estudio de Jesús Risueño cuando ultima los asuntos preparatorios de una nueva exposición.

No es cosa baladí, quienes conocen su obra, saben de la sutileza y de la extrema exactitud de su pintura; resulta difícil dar hoy en día con una concepción pictórica tan marcadamente intelectual, Borges diría “leída”, donde lo que llega a la tabla o al lienzo es producto de una intensa introspección del autor.

Jesus Risueño

Así, la pintura de Risueño parece beber en todas las fuentes del buen arte y la buena filosofía, tomándolas con mano de cirujano para efectuar la transición de todo aquello que le impacta, para conducirlo hacia donde mejor le parece, allá en lo que se puede denominar sin ambages como futuro e innovación.

“Transiciones”, la nueva propuesta del autor, utiliza la combinación, por junto o por separado, de óleos y acrílicos, para efectuar una pertinente reflexión en torno a la iconografía contemporánea, para finalmente entregárnosla limpia, pura, personal, diferente y a la vez familiar a la retina acostumbrada a las propuestas de la cultura digna de tal nombre. He ahí uno de los méritos esenciales de la propuesta, acercarse al acervo cultural con sabiduría técnica, aportando a continuación su particular “transición” por el asunto; lo cual, en realidad, es esencialmente lo que se demanda de un verdadero artista contemporáneo.

De este modo, veremos paisajes y fondos de aire órfico y cubista, tratados con la personalísima técnica del autor, donde aún conserva ciertas texturas en glacis y sus clásicos referentes pétreos, en un sorprendente entorno cromático de una intensa sutileza. Francamente, algo que no habíamos tenido la oportunidad de contemplar desde aquellas asombrosas cuadrículas de Ben Nicholson.

_DSC2150-OK

Si hablamos de cromatismo, éste resulta endiabladamente bien escogido en las series de flores y bodegones que nos propone el autor. Ya decía Delaunay, quien, naturalmente, inspira el sentido de estas líneas, que “La pintura es, por naturaleza, un lenguaje luminoso”. Frente a los tulipanes, girasoles, esas peras y esas manzanas de Risueño, de trazo segurísimo, se encuentra una meta realidad muy esencial y decididamente bella desde la punta de un pétalo hasta el mismo búcaro que sostiene la explosión de color.

_DSC2156-OK

El ser humano, su naturaleza mas verídica, resulta ser una de las propuestas decididamente llamativas de la exposición. Bien sea reinterpretando iconos del retrato clásico, como el de Rubens y su célebre nariz de bebedor en exceso, bien sea con la exposición pública de una doncella desnuda solo aparentemente desvalida, creada a partir de un verdadero collage de colores planos que revela una técnica realmente cautivadora en fondo y forma. ¡Qué hermosa mujer! les reto a que adivinen su verdadera historia, ha de ser enjundiosa sin duda.

_DSC2159-OK

Se muy bien que Jesús Risueño conoce las cosas del mundo, sabe de la naturaleza humana, sabe, así, que junto a la ética, la bonhomía y la heroicidad, convive la canalla cotidiana, el chisme, la envidia, el afanar y pretender, los tipos de poco fiar y los crápulas en general. No se pierdan su clásico de siempre, su nueva galería de canallas como me gusta llamarlos, porque lo son, porque uno no se puede fiar de semejantes sujetos así se vistan de bufones renacentistas, pseudo mandarines taimados, payasos de inquieto mirar o amables gaiteros, que de todo hay. Sencillamente, magistrales.

_DSC2129-OK

Son elementos todos ellos suficientemente atractivos para conformar una exposición dominada por la sutileza, la exactitud, el equilibrio cromático y la intelectualización del saber que no se deben perder. Estará abierta al público en la galería Xerión de A Coruña a partir del 15 de octubre.

Una respuesta

  1. Me encanta el cuadro de la mujer recostada. Es un tanto desconcertante, un cuerpo resignado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: