Cinema


pauline-a-la-plage-12008083311

El cine liberador, una manera deliciosa de paliar por hora y media el dolor de vivir. Aquella película canicular de Rohmer, Pauline a la plaje, que giraba en torno a la espera del llamado amor verdadero. Casi podía suscribir el viejo aserto según el cual en cualquier historia siempre hay uno que da mas puesto que, sin ambages, ama mas. En aquel filme todos parecían aguardar la llegada de una especie de encuentro sincrónico con un ser que de inmediato sentiría idéntica atracción, el mismo deseo y similar grado de enamoramiento que el que aguarda, de manera necesariamente instantánea y con visos de eternidad. Naturalmente, aquellos diletantes playeros perdían el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: