Decía Benedetti…


brooklyn“la mujer que tiene los pies hermosos
sabe vagabundear por la tristeza.”
…/…

“Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera una luz propia y nos enciende
el cielo raso se convierte en cielo
y es una gloria no ser inocente
una mujer querida o vislumbrada
desbarata por una vez la muerte.”

Mario Benedetti.

Era sábado, era Brooklyn, se podía releer a Benedetti al socaire de la vida, fuera de los afanes atosigados por la subsistencia. Se dijo entonces que hay vidas lineales, seguras, confortables, planas hasta la extenuación. También otras vidas arrumbadas al peso de la encrucijada, subsidiarias del cambio, densamente coyunturales. Se dijo también que en esencia nadie elige si ha de vivir amparado por la burguesa monocromía o ha de verse condenado a saltar de la trinchera a cada paso, caminado a saltos bajo quien sabe qué fuegos distantes. Se dijo, en suma, que nadie en realidad elige nada de eso, al menos no conscientemente, cuestión de naturaleza y oportunidad. Se trata de sortear el desaliento, se trata de mantener la esperanza y la ensoñación. Se trata del calor de un cuerpo desnudo al anochecer, de un cuerpo cálido que conforta y reconcilia con la existencia y sus vaguedades sin interés. Se trata de pieles que, juntas, desbaratan la muerte. Se trata de saltar las trincheras que sean precisas, antes de claudicar ante la enseña de la economía afable y los buenos alimentos. Se trata de vagabundear por las raíces de lo imprescindible.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: