Panta Rei


Estambul22

Ese universo facetado, que tan budista me parece, me recuerda que todos vivimos cien vidas y con todos somos diferentes, da igual anclarse en los topónimos que en los pronombres, panta rei decía Heráclito, nada permanece o todo es eterno, según se quiera mirar. Y, al final, a su tiempo y a su modo, uno toma sus opciones y sus compromisos, cuando se tercie; porque igual es mejor dejarlo todo plantado y largarse a Estambul para adquirir una buena pipa labrada en espuma de mar, probar si tiene fácil tiro y sentarse a descubrir el afán de los eternos comediantes que pueblan el Cuerno de Oro. Al fin, con un buen libro de instrucciones a la mano sabemos hacer casi cualquier cosa, no faltaría negocio ni ocupación, tampoco medio de vida ni dama que echarse al caletre.
En oriente, ese oriente que conoces mucho mejor que yo, tiende a creerse que el camino hacia la consciencia pasa por el desapego, por practicar el arte de prescindir de lo innecesario, de lo gravoso, de lo inútil, también de lo malsano y uno añadiría que aún de lo simplemente molesto. Desechar, entonces, renegar, repudiar el mal fario y los malos fundamentos de según quien se cruce por la vida es arte bien antiguo, candil de sabios y bálsamo necesario para adornar una larga, tenue y provechosa existencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: