“Breve Historia de la Utopía” un libro de Rafael Herrera


Utoía

Rafael Herrera, profesor de filosofía en la UNED, polígrafo en mil frentes, claro varón como me gusta llamarle, ha dado a la imprenta recientemente una extraordinaria “Breve Historia de la Utopía”, Nowtilus, 2013, que, como cabía esperar, va camino de convertirse en referente obligado para todos aquellos que se interesen por un fenómeno, el anhelo de una existencia mejor y mas justa, que es tan antiguo como el ser humano.
Así, la Edad de Oro, la Utopía, avant la lettre, previa a la invención del término por Tomás Moro en tiempos bien difíciles para su propia salud, tenía mucho que ver con ciertas consciencias y ciertos deseos presentes en las sociedades de la antigüedad clásica. El paraíso perdido, mito y lugar común en el pensamiento de casi cualquier civilización, invocaba tiempos mas felices vividos por los antepasados, cuando los seres humanos se mostraban mansos y apacibles, la naturaleza generosa y exuberante, los bienes inacabables y el ocio presidía la vida de aquellas felices poblaciones de ancestros. El anhelo de Hesíodo de la edad dorada, tan semejante si se quiere al Paraíso Terrenal de raíz semítica o judeo-cristiana, la felicidad de los mundos imaginados por Platón; todo ello apuntaba a la preexistencia de un orbe armónico echado a perder por la corrupción humana y la codiciosa perversión de sus gobiernos.
De este modo, utópicos y visionarios siempre los ha habido, algunos como Platón, Plutarco o Tomás Moro, de enjundia y fundamento, otros, como Tomasso Campanella, de más bien romos conceptos, dueños de disparates dialécticos y concepciones de las sociedades humanas tendentes a la uniformidad de colmena. Locuras, al fin, de presuntos salvadores de la humanidad, cuando vamos creyendo que lo que la humanidad necesita es que se le vaya dejando buenamente en paz en la medida de lo posible.
Nadie es feliz a la fuerza, tengo para mí que los humanos somos demasiado complejos para aceptar ciertas bagatelas de monaguillo aplicado. Rabelais, Voltaire, Aldous Huxley, George Orwell, utopófobos convencidos, ya nos previnieron suficientemente del peligro que representan estos individuos que, creyéndose el Mesías, prefieren que finalmente y puestos a escoger, sean otros los crucificados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: