“Dos veces bueno, breviario de aforismos y apuntamientos” de Fernando R. Genovés


Dos-veces-bueno-Fernando-R-Genoves

“Los seres humanos no somos esencialmente débiles, pero sí natural¬mente frágiles. La debilidad es un desfallecimiento, un comenzar a mo¬rir, una negación de la vitalidad. La fragilidad denota, en cambio, tanto calidad y valor cuanto delicadeza; señala lo quebradizo, pero apunta también a la exquisitez y a la excelencia. Somos, pues, sustancialmente delicados, seres que hay que tratar con cuidado, más que proteger.”
Fernando R. Genovés en “Dos veces bueno”

Suelo comentar a menudo que las lecturas de algunos admirados amigos me producen la extraña sensación de que en alguna otra y venturosa vida me he criado junto a ellos, o hemos compartido colegio, cátedra o Dios sabe qué. El caso es que cuando esto ocurre me siento mas cercano a ellos que a aquellos con los que en realidad he compartido mi suerte de infante. Serán filias, lecturas y sensibilidades comunes, será simple complicidad intelectual, pero el caso es que cuando esto ocurre la lectura se vuelve manjar y disfrute para los sentidos.
No es necesario ocultar aquí que con Fernando R. Genovés, el hombre que jamás olvida su sombrero, me ocurre exactamente esto cada vez que me asomo curioso y esperanzado a su última producción. Así que comprenderán que es para mí un un verdadero placer hablar hoy aquí de “Dos veces bueno, breviario de aforismos y apuntamientos” (Evohé 2014), una obra compuesta de literaturas breves que caminan desde el aforismo al cuento o la simple, o no tan simple, reflexión. Una suerte de colección de apuntes de “Moleskine” ciertamente inspirada, madura, sabia y deliciosa.

marcoaureliocontenido2
Genovés no oculta aquí sus querencias y referentes, que naturalmente, son en muchos casos también míos. Michel de Montaigne, faltaría mas, el primero de ellos; aunque tengo para mí que el viejo Marco Aurelio no andaba muy lejos a la hora de concitar ciertas afirmaciones y certezas.
“Dos veces bueno” es un libro esencialmente erudito, fruto de lecturas intensas y de reflexiones sin urgencias, espejo evidente de un enorme poso intelectual aupado al éxito por un finísimo sentido del humor marca de la casa, que hacen de su lectura, mas en tiempos de holganza y canícula, una experiencia realmente agradable, donde la risa acompaña a la reflexión y a ciertas recapitulaciones vitales que no vienen nada mal alcanzada la edad madura. Harán mal en perdérselo, porque es libro de mesilla, de leer a ratos, de disfrutar a cualquier hora y, sustancialmente, de provecho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: