Del tiempo y la existencia


Jesús Hilario Tundidor (Zamora, 1935) es poeta anclado en esencias ya difíciles de ver, estos días, de casualidad, leí al bies en un boletín para escritores este delicioso fragmento de su epístola a Rafael Alberti:

si vieras las espigas
de la patria, su cielo
azul, el alcotán, el alma
mísera de Castilla, aún tan hermosa,
pero tan apagada y tan vencida…

Y así, ciertamente, estamos o nos tienen. No obstante, conviene hoy recordar a través de su palabra que la libertad de trazar nuestros destinos es, al final, cosa de cada quien; vivir antes que escribir, conviene no olvidarlo:

Así que cuanto más intenso sea nuestro existir, más apasionadamente sentiremos nuestra propia realidad, más iluminadamente dotaremos a nuestra poesía de lucidez y contenido, dilatando nuestra vida, dotándola de sentido hacia una finalidad hermosa de creación que nos salva de la misma nada que nos cerca y somos.

Cfr. Artuñano, G: “Dos entrevistas fundamentales”, ABC Castilla y León (23/1/2000).

 

Fotografía de Pilar Moreiras

2 comentarios

  1. Me viene a la cabeza aquello que escribió Vila-Matas en su texto “Ventanas iluminadas”, decía así: “Estoy pensando en el gran escritor argentino Roberto Arlt y en aquella mañana de 1929 en la que sus compañeros de trabajo le encontraron en la redacción del periódico con los pies sin zapatos sobre la mesa, llorando, los calcetines rotos. Tenía enfrente un vaso con una rosa mustia. Ante las preguntas y las angustias de sus amigos, dijo:

    -¿Pero no ven la flor? ¿No se dan cuenta que se está muriendo?

    Son las cuatro de la madrugada en Barcelona y soy yo ahora el que tiene enfrente un vaso con una rosa mustia. El vaso no me quita la angustia, pero me ayuda aún más a pensar en Roberto Arlt. En realidad pienso en él desde que ayer un amigo literato me preguntó si en alguna ocasión, al igual que hiciera Arlt en otros días, me había fijado en las ventanas iluminadas a las cuatro de la madrugada. Hizo una pausa, y luego añadió: “Hay muchas historias en ellas”.

    Siempre pienso que entre las innumerables historias que rondan por ahí y que las mejores historias son las que uno vive. Leyendo se vive, pero escribiendo se vive dos veces. Tú tienes suerte en eso.

    Me gusta

  2. Me encanta…la poesía siempre suavizando el alma;)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: